miércoles, 26 de octubre de 2011

Almacenes SIMAN: Mentalidad emprendedora de un fundador

Para comprender  a “Almacenes Simán” en el ahora, haremos un viaje hacia el pasado descubriendo aquellos elementos clave que le dieron consistencia y perdurabilidad a este proyecto.
En 1921 Don José J. Simán, su esposa Natalia de Simán  e hijos viajan desde Jerusalén a El Salvador  desembarcando  en el puerto de Acajutla.  Para Don José no era su primera vez en suelo salvadoreño ya que antes había estado de visita con unos familiares. Tal y como lo había planeado el fundador, buscó una casa en San Salvador e instaló una tienda con su nombre en la que se vendían todo tipo de productos.

En 1936 tras una serie de ataques de asma,  Don José viaja a Francia a iniciar un tratamiento a base de aguas termales, aprovechando el viaje de 25 días en barco, realizó algunos contactos de negocio y tomó la determinación de comenzar a exportar telas.
Es así como la empresa familiar fue progresando y en 1939 el nombre del negocio involucró a los hijos de Don José: “José J. Simán e hijos” A este cambio sobrevino su traslado a un mejor establecimiento, cerca de la Farmacia Americana, en las inmediaciones de la plaza Hula-Hula.

Tras la segunda guerra mundial, Don José viaja a Estados Unidos con el fin de establecer relaciones comerciales que facilitaran sus exportaciones. Debido a esta maniobra el negocio creció aún más, logrando en el año 1969 la construcción del edificio del almacén del centro, fue inaugurado en 1970 por el presidente de la República de aquel entonces, Fidel Sánchez Hernández.  Según recuerda el propio Don Salvador Simán, Hijo de Don José, el edificio tenía cuatro pisos, escaleras eléctricas, ascensores, aire acondicionado y sus novedosos departamentos. A partir de este momento la empresa inicia con empuje y más rapidez su crecimiento.
Elementos clave: Familia, planeación, visión, fidelidad a los objetivos, astucia, estrategia. ¿Qué te parece a tí? Es cierto que estos momentos son difíciles para emprender  pero tampoco aquellos años fueron de solo rosas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario